Historia del vestido para fiesta.

El vestido como indumentaria.

 La palabra vestido tiene su origen en el latín vestitus, que puede designarse como traje de mujer, compuesto por una falda y cuerpo en una sola pieza. Hasta la década de los 60 se consideraba como un elemento básico en la moda femenina, desde entonces ha cambiado la concepción y su uso actual en muchos casos se relega a ocasiones especiales.

Los vestidos pueden ser usados para distintas ocasiones y dependiendo de la ocasión define el material, tipo, forma y color que tiene.

El vestido para fiesta es una prenda de vestir femenina, por lo general es de alta costura y diseñado especialmente para dar elegancia en un evento significativo.

El vestido para fiesta en la historia

 La historia del vestido inicia desde la prehistoria, nace de la necesidad del hombre de cubrirse de condiciones climatológicas adversas para el cuerpo humano, en un momento de la historia, el hombre se da cuenta que puede utilizar las pieles de los animales que cazaba para cubrirse. Sin embargo, estas no les facilitaban libertad de movimientos, con lo cual, uno de los grandes avances tecnológicos fue la creación de la aguja, que permitía cortar las pieles, enlazar hilo en la aguja y darle la forma del cuerpo, logrando mejorar la movilidad que al principio no tenía. Otro de los motivos que permitió la supervivencia del hombre fue su capacidad de socialización para compartir los recursos existentes y sus experiencias, de allí nace las primeras celebraciones colectivas y asociadas a la caza, agricultura y a los cambios de estaciones, allí nacen los primeros vestidos de fiesta, la indumentaria utilizada no diferenciaba géneros ni clases sociales.

Tipos de Vestido para fiestas

Existen un sinfín de modelos de vestidos que han marcado tendencia en diferentes etapas y evolución de la moda a nivel mundial, para saber elegir un buen vestido para fiestas es necesario que conozcas los diferentes cortes que existen y que tipo de cuerpo favorece cada uno de ellos

Vestido para fiesta tipo Evasé o acampanado:

Se utiliza para las chicas que deseen marcar la silueta y su cintura, disimulado el exceso de las caderas.

Vestido para fiesta tipo Recto:

No potencia la cintura, está prenda es perfecta para las mujeres con cuerpo tipo V o “manzana”.

 Vestido para fiesta tipo Imperio:

Este modelo básico que nunca pasa de moda, tienen un corte debajo del busto, realzándolo y en caso de tener caderas anchas ayuda a disimularla. Es un aliado de las chicas bajas, ya que ayuda visualmente te dará mayor altura.

Vestido para fiesta tipo Canesú:

Tiene un corte por encima del pecho, especial para figuras con hombros prominentes. Toda la atención se centra en la parte superior del vestido con las infinitas opciones de escote.

Vestido para fiesta tipo Cintura alta:

El corte lo tiene justo en la cintura, favorece a las figuras de reloj de arena, también ayuda a disimular las caderas.

Vestido para fiesta tipo Tubo:

Es un tipo de vestido muy sensual, ayuda a marcar las curvas en la figura, porque es totalmente ajustado al cuerpo.

Vestido para fiesta tipo Cintura baja:

El corte del vestido llega a las caderas, ayuda a lograr una figura más uniforme, por lo general cuando las piernas son muy largas y el torso más corto.

Vestido para fiesta tipo Túnica:

Uno de los modelos más versátiles, pues no marca las líneas del cuerpo, como el modelo recto, pero con caídas.

Vestido para fiesta tipo Ablusado:

Imita a una blusa en la parte superior, ayuda a la figura con poco busto y acentúa las curvas de las caderas.

Vestido para fiesta tipo Camisero:

Este modelo es adaptable a diferentes tipos de figuras, suelta para las figuras más robustas y rectas y con cinturón para las más delgadas, sus posibilidades son infinitas.